Cuidado y alimentación para gatos

Gato

Alimentación:

Conocer los hábitos recomendables en el cuidado y alimentación para gatos y ofrecer las necesidades nutricionales adecuadas a los mismos, ayuda a incrementar la viabilidad y su crecimiento durante las primeros meses de vida.

Una alimentación óptima es necesaria siempre pero especialmente durante la lactación ya que la leche producida por las gatas es muy energética: la leche de gata tiene 106 Kcal/100 g en comparación con la leche de vaca que tiene tan solo 65 kcal/100 g. Además mientras que la leche de la gata presenta un 40% de proteína bruta, la leche de vaca tiene tan sólo un 27%.

A lo largo del artículo se ofrecen los principios básicos de como alimentar y cuidad a los gatos.

Cuidados y hábitos alimenticios de los gatos

Realizar un cambio a una nueva dieta por el motivo que sea, puede ser una tarea bastante difícil. El respeto a las rutinas de alimentación y hábitos del gato, servirá de ayuda.

El gato, a diferencia del perro, se muestra mucho más exigente al elegir sus alimentos pudiendo ayunar largo tiempo si una comida no es de su agrado. Esto se debe a los hábitos alimenticios aprendidos en sus primeros meses de vida ya que un gato tiende a comer y aceptar aquellos alimentos a los que se habituó en este periodo. Así, si sólo es alimentado con comida húmeda, será muy complicado que acepte piensos y viceversa.

Que comidas darle

Es importante que durante las primeras etapas de su vida se le acostumbre a varias texturas y tipos de alimento, siendo la alimentación húmeda muy importante en su alimentación diaria

Los gatos prefieren tomar varias comidas ligeras en lugar de dos o tres comidas abundantes. Si tienen la comida a su libre disposición, ellos deciden el número tomas que generalmente oscila entre 10 y 20 diarias. Si por el contrario, debemos darle nosotros la comida, el mayor número de tomas deberá realizarse por las tardes/noches por sus hábitos nocturnos. Por este motivo, un comedor programable tanto en numero de tomas como en cantidades, es muy recomendable.

Pueden comer varias veces al día comida húmeda ya que es la forma óptima de conseguir las necesidades de agua. Otra buena forma de satisfacer sus necesidades de agua es que la tengan disponible constantemente y esta este limpia, fresca y si puede ser corriente. Por ello disponer de una fuente automatizada, nos permite asegurar estos tres parámetros.

Situaciones de estrés influyen enormemente en su deseo de comer: el traslado de residencia habitual, una hospitalización o la introducción de un nuevo gato pueden suponer que no coman durante varios días. El empleo de feromonas felinas (Feliway®) en el ambiente es de gran utilidad para reducir la ansiedad en estas situaciones.

Necesidades de alimentación según edad

  • 3 semanas -> 130-150 Kcal de EM/kg/día
  • Desde 4 semanas – 5 meses -> 250 Kcal de EM/Kg /día
  • A los 6 meses -> 150 Kcal de EM/Kg /día
  • A los 9-10 meses -> 100 Kcal de EM/Kg /día
  • Gata en gestación -> 100 Kcal de EM/Kg /día
  • Gata en lactación -> 70-320 Kcal de EM/kg /día en función del tamaño de la camada
  • Gato inactivo -> 60 Kcal de EM/Kg /día
  • Gato activo -> 70-90 Kcal de EM/Kg /día
  • Nutrición en gatitos

Las gatas durante la etapa de amamantamiento hay ocasiones en que dejan de alimentar adecuadamente a alguno de los gatitos debido a problemas muy variados: rechazo a algún gatito de la camada, debilidad de la madre, enfermedad… por lo que se deberá ayudar a la gata una o varias veces al día en su alimentación a la camada. Se utilizará una leche especialmente formulada para gatitos ya que aunque la leche de vaca tiene una concentración en lactosa similar a la de la gata, es muy baja en energía como ya se ha comentado, además de ser baja en grasa, calcio, fósforo y en proteínas.

Las primeras ingestas de leche están limitadas por el tamaño del estómago del gatito. Durante las 3 semanas siguientes deberemos aportar entre 130-150 Kcal EM/kg/día y después de la 4º semana entre 200 y 220 Kcal EM/kg/día repartidas en unas 4-5 tomas diarias. Estas necesidades energéticas las encontramos fácilmente en las leches formuladas para ellos. Una vez el gatito ha finalizada el periodo de lactancia, ya puede comer como su mama.

Como establecer buenos cuidados alimenticios:

  1. Escoger un alimento adecuado a la edad del animal (gatitos, gatos adultos,
    gatos mayores), a su actividad física, si esta o no castrado y a su entorno.
  2. Ofrecer el alimento en un recipiente apropiado, en un lugar seguro y tranquilo
    1. Si hay muchos gatos en la casa, cada uno debe tener su comedero
    2. Si los conflictos sociales son evidentes, algunos gatos pueden necesitar que se les dé de comer en lugares diferentes
  3. Calcular la cantidad apropiada para satisfacer las necesidades nutricionales de cada gato. Aquí lo mas fácil es revisar las etiquetas de los piensos o hablar con el veterinario para tener guías.
  4. Respetar el horario de las comidas
  5. Evitar responder a las solicitudes excesivas del gato si sus necesidades nutricionales están cubiertas
    1. Sustituirlas por juego, ejercicio, aseo o atención más que por raciones extra de comida.

Los puntos 4 y 5 son especialmente importante para tener un gato sano y saludable por eso, muy recomendable la utilización de comederos programables, porque el gato aunque no lo crean se acostumbra y casi podríamos decir que sabe que hora es :-).

Petición excesiva de alimento:

Cuando un gato tiene hambre puede adoptar, como haria cualquier persona,comportamientos de petición de alimentos. Si el gato no tiene la posibilidad de ir al exterior para cazar esto puede ser especialmente problemático. Para tratar de captar tu atención, el gato utilizará diversas artimañas: maullará, saltará y se subirá sobre los muebles, correrá, podrá incluso exteriorizar comportamientos destructores o agresivos. Estas manifestaciones surgen mucho mas frecuentemente durante las noches y nos despiertan, asi que terminamos por darle de comer para que nos dejen en paz. Por desgracia, aunque el gato deja de realizar este comportamiento cuando ha recibido alimento, la acción de darle comida crea un refuerzo positivo en el gato.

Te aconsejamos cómo puedes evitar esas peticiones de comida. En primer lugar deben comprender que las vocalizaciones (incluso las que tienen lugar en la zona de preparación de las comidas) no son necesariamente peticiones de alimento. En algunos casos, lo que requieren es algún tipo de interacción como juego, cepillado o caricias. Muchas veces interpretamos erróneamente estos comportamientos de marcaje (por ejemplo cuando se frota contra las piernas) como si fuera una petición de comida y rellenamos el comedero. Podemos deducir que tenia hambre porque vemos que el gato come algo, pero no es necesariamente así. Eso favorece el picoteo, que a la larga puede conducir al desarrollo de la obesidad. Si respondemos a esta petición dándole comida, este comportamiento se convierte en un ritual.

Hábitos:

Alimentar al gato según unos hábitos definidos nos permite controlar la ingesta de alimentos. Es necesario calcular la ración adecuada para ofrecer todos los días la cantidad apropiada, para ello tenemos varios trucos:

  • Comprar la comida en raciones ya para nuestro gato (edad, raza, actividad,e tc …). Pero no suele ser fácil y es algo caro.
  • Pesar cada vez la ración
  • Utilizar un dispensador automático de raciones.

En algunos casos, ofrecer croquetas mediante un juguete dispensador disminuye el ritmo de consumo, probablemente favorece la saciedad y ayuda así a disminuir el comportamiento de petición continua.

Juegos:

Las sesiones de juego diarias son super recomendables pues limitan el riesgo de obesidad, aunque los gatos pueden cansarse pronto del juguete y la intensidad del juego disminuye al cabo de pocos minutos.

La presentación de un nuevo juguete puede volver a estimular al animal para que juegue.

En general, se utilizan dos técnicas principales para terminar con los comportamientos de petición de alimentos excesiva:

  1. Proceso de extinción: ignorar al gato y dejar de alimentarlo cada vez que lo solicita. Cuando ponemos esto en práctica, el animal suele intensificar sus peticiones durante unos días, pero luego las abandona progresivamente. La fase de intensificación es difícil de soportar, debemos prever este período para permanecer firmes. Como ayuda para superar esta etapa de intensificación es posible confinar al gato en un lugar donde nadie lo pueda oír o bien inhibir su comportamiento mediante un estímulo auditivo que desanime su repetición.
  2. Alimentación independiente del propietario: pueden programarse dispensadores electrónicos que
    hagan aparecer la comida a una hora precisa del día, con lo que el gato aprende a esperar dicho
    momento para recibir alimento.

Para detener el proceso de refuerzo se deben cambiar las costumbres del animal y también las nuestras. Debemos aprovechar las diferentes situaciones para orientar al gato hacia otras actividades distintas de la alimentación como juegos, caricias, paseos, etc.

Consumo de agua:

Quizá a causa de su evolución, los gatos tienen tendencia a beber muy poco. El antepasado
del gato europeo, Felis labica, vivía en el desierto y era capaz de concentrar su orina para evitar las pérdidas de agua.

El gato de hoy ha conservado dicha capacidad y por esos no es un gran bebedor. Pero hemos de saber que esta capacidad de beber poco aumenta el riesgo de formación de cálculos. Un gato puede resistir sin comer durante varias semanas, pero unos pocos días sin agua bastan para poner en peligro su vida.

Los animales disponen de tres fuentes para satisfacer sus necesidades de agua:

  1. que se les ofrece directamente para beber
  2. contenida en los alimentos
  3. sintetizada por el metabolismo energético.

Consideraciones fisiopatológicas

Las necesidades de agua en los gatos varían entre 55 y 70 ml/kg de peso/día. Las necesidades varían en
función de muchos parámetros: actividad, edad, tipo de comida, ejercicio, temperatura ambiente, etc …

Cuidar y animar a la ingesta de agua

Igual que con la comida, los gatos beben entre 12 y 16 veces a lo largo del día, pero las cantidades son
muy pequeñas: cada vez beben entre 10 ml y 12 ml.

Para favorecer un consumo óptimo, los gatos deben tener acceso al agua limpia y fresca, renovada a diario. Los recipientes de vidrio, de metal o de porcelana son preferibles a los de plástico. Los  propietarios también deben prestar atención para que su gato siempre tenga acceso al agua. Es peligroso poner un solo recipiente en una habitación, que puede permanecer cerrada durante cierto tiempo, lo cual impediría que el animal bebiese lo suficiente. Durante las ausencias del fin de semana, es recomendable  que el gato disponga al menos de un segundo recipiente con agua.

Los gatos rechazan el agua sucia. Por lo tanto, el lugar donde se le pone el recipiente con agua: debe
estar al menos a 50 cm de la comida y de la bandeja de arena. El agua debe ser apetecible: los gatos son muy sensibles a los olores y algunos prefieren beber en el inodoro o en el fregadero. A algunos les gusta más beber de fuentes de agua electrónicas, que siempre es una muy buena solución por los siguientes motivos:

  • El agua esta siempre corriendo
  • Algunas pueden incluso regular su temperatura
  • Al esta corriendo, se filtra y siempre esta limpia y libre de olores
  • Es mas segura para evitar derrames o falta de la misma por agotamiento.

Razas de gatos

Aquí tienes una lista de las principales razas de gatos:

Otras fuentes:

Adjuntos aquí algunos links interesantes sobre gatos:

Gatos

National Geographic